Con documentos en mano alcalde Javier Muñoz desmintió supuestas irregularidades en Santuario el Carmen

Solicitará al Contralor Regional una audiencia para demostrar errores del informe emitido por dicho organismo. Llamó a los concejales Francisco Sanz y Jaime Canales a informarse y ser más responsables en sus declaraciones.

 

El alcalde de Curicó Javier Muñoz junto a los concejales de la Nueva Mayoria, Javier Ahumada, Raimundo Canquil, Sebastian Maturana y Sonia Maturana, demostró con documentación en mano, que el municipio curicano no cometió las supuestas irregularidades de las que acusaron concejales de Chile Vamos, en el marco de un informe del organismo contralor sobre la reconstrucción del Santuario el Carmen.

El alcalde Javier Muñoz se respaldó en toda la documentación que durante los últimos años ha acumulado el proyecto de restauración del Santuario el Carmen.

“Obviamente es un proyecto que tuvo dificultades desde su inicio y que esta administración municipal tuvo la decisión política de ponerle fin a los abusos de la empresa que lo estuvo desarrollando. Por eso terminó su contrato y tomó decisiones respecto del Inspector Técnico de Obra (ITO) que tenía a su cargo la inspección de la obra”, dijo.

Con esto el alcalde manifestó que queda demostrada la voluntad política y administrativa de solucionar el problema. “Nosotros hemos dicho que aquí hay un problema de origen, es decir el proyecto licitado el 2012 antes que yo llegara a la administración municipal, tenía partidas no consideradas ni especificadas y lo más complejo es que el tiempo contemplado para la ejecución de la obra fue escaso. Había que hacer un trabajo “de chinos”, con cada pieza que había que confeccionar y no fueron considerados en los plazos del proyecto”.

 

GOBIERNO REGIONAL

El edil curicano fue enfático en indicar que cada autorización de aumento de plazo de obra o los pagos de la misma, fue realizada por el Gobierno Regional, previo informe municipal.

“La contraloría dentro de lo que cuestiona habla de los aumentos de plazo. Por esto quiero manifestar que el gobierno regional, tenía un Administrador Técnico de obra (ATO) que es un inspector ajeno al municipio y que reporta al gobierno regional. En un decreto de agosto y de noviembre de 2014 es el gobierno regional el que aprueba el aumento de plazos. Por la municipalidad de Curicó no pasó un solo peso del proyecto. Se administraba desde el gobierno regional y no solo los aumentos de plazo, sino también cada uno de los estados de pago, con su detalle y fotografía respectiva, se enviaban al gobierno regional. El gobierno regional venía al santuario, verificaba y ellos autorizaban el pago, yo solo remitía el oficio conductor pero no pague ni un peso, no teníamos un peso del proyecto y se lo pagaban directamente al contratista”, enfatizó.

El informe de Contraloría señala que hay partidas que fueron pagadas en un 100% y que no estarían totalmente realizadas. Sin embargo de todas las que estudiaron, en cinco encuentran discrepancias, como por ejemplo: instalación de faenas, lo que es imposible que se realice ya que no fue considerado en el proyecto original. Contraloría piden demoler un muro que tampoco estaba en el proyecto y por lo tanto es imposible que se hubiese hecho su demolición.

“Nos parece que la Contraloría está cometiendo un error garrafal. Con posterioridad, la obras han tenido problemas, por acción de las palomas, filtraciones, goteras, pero cuando se hizo los pagos las obras estaban hechas e incluso hay fotografías que las justificaban cuando se hacían los informes. Se cuestiona que faltan las ventanas, tengo un correo del propio padre José Abarza, que me señala que hay ventanas custodiadas por el padre Pepe y que no se establecía en el contrato que estuvieran instaladas. De hecho el sacerdote José Abarza me dice que le parece raro que Contraloría no viniera a terreno para elaborar el informe, ya que no ha venido a la iglesia ni se ha acercado a conversar el sacerdote. Contraloría hace un juicio anticipado sin verificar en terreno ni con el propio sacerdote a cargo del Santuario. Aquí hay una gran responsabilidad del gobierno regional y en ninguna parte del informe ha sido mencionado”, indicó.

Respecto de los concejales de Chile Vamos que dieron conferencia de prensa dando a conocer el informe y emplazando al alcalde, el edil indicó que salvo el concejal Mario Undurraga, ninguno le consultó sobre el resultado del informe.

“Salen a decir que el sumario no está terminado y el sumario fue concluido el 6 de septiembre de 2018. Porque no se informan primero y no salen hablar “cabezas de pescado”. “La guinda de la torta”: el concejal Canales sale a decir que están perdidos 800 millones de pesos, perdón, pero el proyecto completo de la iglesia son 800 millones y quien va a la iglesia ha visto todo lo avanzado, los cielos, el piso, el altar, los muros, etc, primero tienen que informarse. O raya en el desconocimiento o hay mala fe y un interés político de solo cuestionar a esta administración municipal”, dijo.

Vamos a pedir audiencia con el contralor regional porque aquí hay errores. Le vamos a llevar todas las carpetas. Además el error más grave es de los concejales que no preguntan. Creo que además hay error de no considerar que el gobierno regional autoriza los aumentos de plazo, autoriza los estados de pago, que tiene contratado un profesional para supervisar las obras. El alcalde sólo remite los informes al gobierno regional y si se verifica en conformidad, los paga.

OPORTUNIDAD DE MEJORAS

El alcalde indicó que la dirección de obras durante muchos años careció de un equipo completo de profesionales y eso ha sido mejorado. Además carece de una serie de procedimientos administrativos que no están bien definidos y por eso el municipio se comprometió con Contraloria para hacer cuatro procedimientos específicos para mejorar el trabajo de la dirección de obras.

“Llamo a los concejales a ser más responsables antes de salir a generar pánico en la opinión pública. Ellos saben que nunca hemos manejado un peso del proyecto y el concejal Canales sale a decir que se perdieron 800 millones, siendo que está todo invertido en poner el templo en pie. ¿Todo lo que está hecho entonces es una ilusión? Puedo entender que existan discrepancias, pero no la mala intención y mala leche. Estamos en plena licitación de la terminación del santuario y con esto se atenta contra un patrimonio de la ciudad de Curicó, porque qué contratista va a querer involucrarse en el término de la obra”, aseguró.

CONCEJAL

El concejal Javier Ahumada, presidente de la comisión de infraestructura del concejo municipal, dijo que es necesario mirar con visión de futuro para terminar la construcción de esta iglesia “ esperamos que la licitación actual nos lleve a buen puerto y por fin tener la iglesia que anhela la comunidad curicana”.



Comments are closed.